Las personas con diabetes pueden desarrollar diferentes problemas de pie. Pero, Incluso los más comunes pueden empeorar y provocar complicaciones graves.

Los problemas en los pies ocurren con mayor frecuencia cuando hay daño nervioso, también llamado neuropatía. Esto puede causar hormigueo, dolor (ardor o escozor) o debilidad en el pie. También puede causar pérdida de sensibilidad en el pie, por lo que puede dañarlo y no saberlo. Un flujo de sangre deficiente o cambios en la forma de sus pies o dedos también pueden causar problemas.

Cambios de piel

La diabetes puede causar cambios en la piel de su pie. A veces su pie puede volverse muy seco. La piel puede pelarse y agrietarse.

Callos

Los callos ocurren más a menudo y se acumulan más rápido en los pies de las personas con diabetes. Esto se debe a que hay áreas de alta presión debajo del pie. Demasiados callos puede significar que necesitará zapatos terapéuticos y plantillas.

Úlceras en los pies

Las úlceras ocurren con mayor frecuencia en la planta del pie o en la parte inferior del dedo gordo del pie. Las úlceras en los lados del pie generalmente se deben a zapatos mal ajustados. Descuidar las úlceras puede causar infecciones, que a su vez pueden conducir a la pérdida de una extremidad.

Amputación

Las personas con diabetes son mucho más propensas a amputarse un pie o una pierna que otras personas. Ya que pueden presentar enfermedad arterial periférica que reduce el flujo de sangre a los pies. Además, muchas personas con diabetes pierden la sensación en los pies. Estos dos problemas juntos, facilitan la aparición de úlceras e infecciones que pueden llevar a la amputación.

Recuerde que la mayoría de las amputaciones se pueden prevenir con cuidado regular y calzado adecuado. Atiéndase hoy en la Clínica de Heridas